¿Tenés una marca? Anotá estas 5 tendencias de marketing para el 2020

Caterina

El 2020 está a apenas unos días de distancia y ya estamos palpitando las tendencias digitales con las que nos vamos a encontrar a lo largo de la nueva década. Algunas temáticas ya están resonando hace un tiempo y van a fortalecerse durante el año, y otras irán apareciendo de a poco.

Una cosa es segura: tenemos protagonistas bien definidos. El contenido audiovisual, la información real y las comunidades bien segmentadas tienen cada vez más peso. Por eso, tanto si trabajás con agencia/community manager o sos vos quien se encarga de la comunicación de tu marca, te dejamos acá cinco cuestiones que te van a servir para adaptarte cómodamente a las tendencias. ¡Tomá nota!

Microblogging (hola, contenido valioso)

Un formato gratuito, cómodo y simple. Sí, como el famoso “bueno, bonito y barato”. El microblogging se trata de publicar notas o artículos de producción propia, (como esto que estás leyendo) pero de poca extensión. Un par de párrafos con información relevante para tu público pueden traerte muchas más interacciones que una súper producción gráfica o audiovisual de contenido invasivo.

Como vas a ver más adelante en esta nota, los usuarios se están inclinando por el contenido más específico y que genera menos “contaminación visual”. En estos términos, un pequeño texto con información valiosa es algo que el público interesado definitivamente leerá, y en el mejor caso, compartirá.
Seguramente muchas veces escuchaste decir “la gente no lee”: bueno, esto es cierto sólo en parte. La gente no lee cosas que no le interesan. Dale a tu público data interesante, graciosa, curiosa o que los ayude a resolver algún problema que hayas detectado, y lo leerán sin problemas. Claro, no escribas un paper de 10 páginas, siempre acordate de que la gente recurre a las redes en busca de información concisa y rápida.

Tip sobre este recurso: Mientras menos enlaces tenga el contenido, mejor. La idea del microblogging es que se vea real, confeccionado por un humano o humana como quien lee, y que no te está intentando vender algo o adentrarte en otra de las ya muy conocidas (y detestadas) fake news.

Influencers (chau, intento de vida perfecta)

Claro, seguro estás pensando “esto no es nada nuevo”, pero dejame explicarte. Los influencers como los conocés ya no van más. La típica persona bronceada que se dedica a viajar por el mundo y sacarse fotos en playas, tiene casi un millón de seguidores y no hace ningún posteo sin etiquetar a alguna marca, ya fue. Ojo: creo que todos querríamos la vida de esa persona (al menos la vida que muestra en redes), pero yo no me siento identificada con ese estilo de vida porque, simplemente, está bastante alejado del mío. ¿A vos te pasa igual? Si la respuesta es sí, formás parte de la mayoría de nosotros que ya estamos un poco cansados de ver “vidas perfectas” online.

Las grandes marcas se dieron cuenta que, de a poco, los usuarios dejaron de confiar en los grandes y perfectos influencers y comenzaron a sentirse más identificados con un nuevo grupo al que marketineramente se bautizó “microinfluencers”. Siguiendo con esta línea, existen también los “nanoinfluencers”. Básicamente, usuarios de redes sociales que tienen entre 500 y 10,000 seguidores, y audiencias bien específicas.

Esta vez no se trata solo de realizar el tan conocido “canje” con estos influencers, en el que les ofrecemos productos/servicios a cambio de publicidad. Al trabajar con microinfluencers  debemos asegurarnos de que su público y el nuestro coincidan. O bien, si decidimos expandirnos a un nuevo segmento de mercado, elegir el microinfluencer que ya tenga fidelizadas a las personas a las que queremos dirigirnos.

Traduzcamos esto un poco: Si mi negocio es una vinería, tengo que aliarme con algún microinfluencer que, como primera medida, tenga un público mayor de edad. Después, pienso en la ubicación de mi vinería. ¿El negocio está en barrio General Paz? Buscá a quiénes siguen las personas mayores de edad que viven ahí. Quiénes son los referentes de esa zona de la ciudad de Córdoba o de zonas cercanas. La relación debe ser real y no forzada, para que el público la sienta de la misma manera y se pueda identificar.

Tip para que este recurso funcione lo mejor posible: Fijate que el nano o microinfluencer que hayas elegido tenga seguidores reales e interacciones. Es importante que te dediques a estudiar su cuenta un poco antes de cualquier cosa. ¿Recibe comentarios? ¿Hace historias interactuando con su público? ¿Ya tiene alianzas con otras marcas? ¿Sus seguidores son reales?

Hiper personalización (hola, Generación Z)

En 2020 vamos a toparnos con varios ejemplos de la hiper personalización, y el que no se adapta, se queda afuera. ¿De qué se trata este término? Exactamente de eso. Contenido híper personalizado.

Digamos que los usuarios están un poco cansados de verse inmersos en conversaciones que no les resultan relevantes, de recibir contenido que les aburre o que no los identifica, etcétera. ¿Los reyes de esto? Nuestra querida Generación Z, o centennials. Un segmento de seres humanos que, al parecer, saben bien qué tipo de contenido quieren ver. Y como todo, las tendencias se contagian.

Si bien las redes sociales se esfuerzan a través de sus algoritmos por mostrarnos contenido que nos sea absolutamente relevante, sabemos que a veces no funciona. Por esta razón los centennials prefieren quedarse fuera de Facebook: por la cantidad de contenido “poco relevante” que encuentran en la plataforma.

¿Cómo hacerle frente a esto? Generá contenido hiper personalizado. Para eso es crucial que conozcas exactamente quién es tu público, y si todavía no tenés ningún público: crealo, buscalo y encontralo. ¿En qué redes está? ¿De qué trabaja? ¿Qué edad tiene? ¿Qué problemas tiene? Y en base a las respuestas de esta última pregunta, ofrecele soluciones ajustadas a su perfil. El ideal es que des lugar a que una comunidad bien específica se forme entre quienes están interesados en tu marca. Amamos las comunidades.

¡Basta de intentar alcanzar a todo el mundo! Ese objetivo es poco realista. La ecuación es simple: Conocés bien a tu público – Le ofrecés lo que quiere honestamente y sin tantas vueltas – Te volvés relevante para él. ¡Como en la vida! 😉

Digital Detox (hola, salud mental)

Este es un punto que ojalá todos podamos poner en práctica: el ‘digital detox’ es cada vez una tendencia más grande, y podemos evidenciarlo porque ya varias apps y marcas se mostraron preocupadas por este tema.

¿De qué se trata? Básicamente de aflojarle un poco a la obsesión por las redes sociales. Es público (y evidenciable) el hecho de que las redes son altamente adictivas y pueden afectarnos negativamente en nuestras vidas. Procrastinar tareas de nuestra vida diaria, impedimentos en la socialización cara a cara, horas de sueño perdidas y hasta trastornos mentales un poco más severos pueden ser agravados por el excesivo uso de las redes. Por este motivo, ya existen apps que limitan nuestro tiempo en pantalla, que nos ayudan a manejar nuestras emociones y nuestro tiempo, y marcas que nos alientan a apagar la pantalla un rato y salir a la vida.

¿Cómo podés sumarte a esta tendencia? Si tu marca tiene mucha implicancia digital, plantear acciones offline o proponer actividades al aire libre siempre es una buena opción. Invitá a tu comunidad a redescubrir el mundo exterior y ayudalos a recordar que afuera está lo real. ¡En el mejor caso, además de aportar generás contenido viral!

Contenido generado por el usuario (chau, venta invasiva)

Creo que lo repetí un par de veces ya, pero es realmente importante: ¡Los usuarios están cansados de ver cosas que no pidieron! La venta invasiva y la sobreinformación solamente nos generan ganas de abandonar el sitio. Incluso funciona inconscientemente: generamos un filtro de atención en el que nuestro cerebro deliberadamente ignora aquello que no le importa.

¿Cómo nos volvemos relevantes, entonces? Con esto de la hiper personalización y las estrategias que te conté antes, podemos deducir que nuestro público es el protagonista de esta obra compleja que es el marketing a través de las redes. A los usuarios les encanta generar memes, escribir reseñas, subir fotos y contar sus experiencias con un producto/servicio. ¡Aprovechá este contenido al 1000%!

El material creado por tus consumidores es súper valioso. Primero, porque es maravilloso darte cuenta de que a alguien le interesó tanto lo que vos ofrecés que decidió dedicarle un tiempo extra. Segundo, porque el resto de los usuarios que lo vean van a encontrarlo muchísimo más confiable y probablemente se vean motivados a imitar esta acción.

¿Un cliente compartió una foto de tus productos? Reposteala. ¿Alguien te escribió una reseña buena? Compartila agradeciendo. ¿Te dejaron un meme o un comentario ingenioso? ¡Usalo! (Siempre dando crédito al autor). El material generado desinteresadamente por tus consumidores es la frutilla del postre del marketing.

¡Esperamos que te haya gustado! Estas son 5 tendencias que te van a ayudar a agregarle valor a tu marca, y a no perderte en la vorágine digital (cosa que sucede fácilmente). Si tenés sugerencias, preguntas o comentarios dejalos acá abajo o comunicate a nuestras redes sociales y lo resolvemos 🙂 Feliz comienzo de década.

Caterina
@thecaterina

Compartí la nota:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *