Pauta en Facebook: ¿Es indispensable para sobrevivir?

Caterina

Anuncios en Facebook, en Instagram, en historias, antes de un video, durante un video, después de un video, banners, aplicaciones promocionadas y un montón de cosas más. Todo, todo eso está pautado: es decir, alguien detrás de la marca puso plata para que vos lo veas y, en el mejor de los casos, hagas click o consultes.

La realidad está a la vista: la pauta ayuda a visibilizar. Pero ¿nos garantiza resultados positivos por sí misma? La respuesta es no. La pauta publicitaria es una herramienta excelente si está bien usada: si no, es un arma de doble filo, porque puede hacernos perder dinero fácilmente.

Como ya hablamos en otras notas anteriores, el público de las redes ya no quiere ser invadido agresivamente por información que no le interesa. Es por eso que hoy te vamos a contar cómo sacarle el mayor provecho a la pauta publicitaria y no dejar que se vuelva en tu contra. ¡Seguí leyendo!



Mucho ruido y pocas nueces

Se dice que el contenido es el rey de las redes sociales pero… ¿de qué nos sirve tenerlo si nadie lo ve?

Si tenés una hermosa producción, fotos, diseño, info valiosa y bien organizada, ¡no podés tenerla de adorno en tu perfil! Una buena estrategia de contenido + una pauta bien realizada es, básicamente, el secreto del éxito en social media.

Un perfil armónico y profesional son puntos clave para un buen posicionamiento online, pero luego de lograrlo es hora de salir a buscar, con ese mismo contenido valioso, personas a las que les interese y se queden con nosotros.



Muchas nueces y poco ruido

De manera inversamente proporcional al punto anterior, es fundamental aclarar que, la pauta publicitaria que dirige a un perfil vacío o poco interesante, muy probablemente no funcione. Si me encuentro con un anuncio de un producto que me interesa, en el mejor de los casos hago click y entro. Pero, ¿qué pasa si me redirecciona a un perfil que me genera desconfianza o que, directamente, no habla del producto que me interesaba? Claramente perderé el interés.

El contenido completo y atractivo en la página de destino es fundamental para lograr que la conversión que buscamos realmente se lleve a cabo.



Tres son multitud

No podemos hablarle a todo el mundo de la misma forma. ¿Por qué? Básicamente, porque no todo el mundo quiere lo mismo. En resumidas cuentas, podemos dividir a nuestros públicos en tres:

-Público frío: El que no nos conoce.

-Público tibio: El que ya sabe quiénes somos, pero no definieron si comprarnos o no.

-Público caliente: El que quiere comprarnos.

Lo ideal es no hablarles a los tres públicos al mismo tiempo, porque el mensaje debe variar. Si somos una agencia de Marketing y queremos pautar para los tres públicos, lo haríamos más o menos con el siguiente contenido:

-Para el público frío podríamos ofrecer una charla gratuita de, por ejemplo, qué productos se venden mejor por internet.
-Para el público tibio podemos realizar algún posteo en carrusel contándoles cómo aprovechar las estadísticas que nos arrojan las redes para incrementar nuestras ventas.
-Para el público caliente ofreceríamos directamente un descuento atractivo, como “¿Te gustaría que tu empresa crezca en ventas? Sumate a Irocks ahora y obtené un descuento del 20%”.



El dinero no es todo

Hay un 95% de probabilidades de que realices pauta solo porque querés vender algo. Bueno: te recomiendo que, además de ese, busques otros motivos para hacerlo. Claro, vender es fundamental para sostener nuestros negocios, pero no te dejes engañar por los objetivos publicitarios.

A la hora de elegir cuál es el fin del anuncio que estamos pagando, es común que nos inclinemos hacia lo comercial: objetivos de conversiones, ventas del catálogo, tráfico en el negocio son algunos ejemplos que nos van a aparecer. Si bien no es erróneo elegir estas opciones, tenemos que tener en cuenta otros puntos.

Los objetivos de reconocimiento de marca e interacción nos van a ayudar mucho a dar visibilidad a la marca y a nuestros perfiles, y nos sirven mucho si tenemos contenido interesante para compartir.

Entendemos que el fin mayor detrás de todo seguramente sea vender, pero es importante respetar los pasos de reconocimiento e interés antes de querer venderle algo a alguien: si pasamos agresivamente a la venta, probablemente huirán.



El que sabe, sabe

Hay cosas que uno puede hacer solo, pero hay otras (como la pauta) que es mejor dejárselas a los profesionales. Asesorate con alguien que sepa mucho de pauta. ¿Por qué? Principalmente porque -como dijimos al principio- el riesgo de gastar de más es bastante alto si no tenés bien en claro cómo pautar.

Un experto en el tema va a saber exactamente qué objetivo elegir según el tipo de publicación, tu negocio y tus necesidades. La idea es que los costos por resultado sean lo más bajos posibles. Por otro lado, alguien conocedor del tema también te servirá para analizar los resultados más detalladamente y desglosar las estadísticas.

Como en cualquier profesión en la vida: siempre estará mejor hecho por alguien que sabe cómo hacerlo. Por esto, en una de nuestras próximas notas explayaremos más en las diferencias entre pautar con un profesional y no hacerlo.


Estas son solo algunas recomendaciones sobre la pauta publicitaria en Facebook. ¡El tema es muy extenso! Por ese motivo dedicaremos las notas que sean necesarias para esclarecer conceptos y erradicar mitos en torno a este tópico. ¿Qué te gustaría saber? 🙂 ¡Contanos acá abajo! Y desde ya, muchas gracias de nuevo por leernos.

Ignacio (@ignabadra) y Caterina (@thecaterina)

Compartí la nota:

2 thoughts on “Pauta en Facebook: ¿Es indispensable para sobrevivir?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *